LA SEGURIDAD VIAL, UN COMPROMISO DE TODOS

La C.E.A.C sigue comprometida con la Seguridad Vial

En esta ocasión brindaremos pequeños, pero muy importantes importantes aspectos a tener en cuenta en nuestro manejo.

LA DISTANCIA DE SEGUIMIENTO

Al menos cinco segundos deben separar a dos vehículos con el fin de evitar accidentes si el de adelante se detiene de golpe.
“Mil ciento uno, mil ciento dos, mil ciento tres, mil ciento cuatro, mil ciento cinco”. Este sencillo conteo es el que usted conductor debe realizar a fin de mantener la distancia de seguimiento adecuada. Este tiempo equivale a cinco segundos con respecto al vehículo que lo precede.
El método de los cinco segundos consiste en comenzar a contar cuando el paragolpes trasero del vehículo que va adelante transita por algún punto de referencia fijo elegido al azar. Al terminar, nuestro paragolpes delantero debería estar circulando por aquella marca. Si la superó antes, significa que no se ha respetado la distancia de seguimiento, y que ante una detención abrupta del conductor precedente el impacto será inevitable.
Esta es la causa de gran parte de los accidentes por alcance en los que colisionan rodados que avanzan en la misma dirección. Claro que la cercanía excesiva entre ambos vehículos no es el único factor que atenta contra la necesidad de frenar a tiempo: también influyen el estado de los neumáticos, las condiciones del camino (si no son óptimas o existe algún inconveniente climático el conteo tendría que aumentar a al menos 6 segundos) y el lapso de reacción del conductor, que disminuye por diversos motivos (descanso insuficiente, utilización de teléfonos celulares o consumo de drogas o alcohol).

USAR SIEMPRE EL CINTURON DE SEGURIDAD

La posibilidad de muerte o graves heridas en un accidente de tránsito, se ven notablemente reducidas por el uso del cinturón.
El uso correcto del cinturón de seguridad puede salvar a tu vida al momento de sufrir un accidente. Reduce en un 80% la posibilidad de muerte o graves heridas.
Correcto uso:
» El cinturón no debe estar retorcido.
» La banda del cinturón no debe pasar sobre objetos muy rígidos o frágiles (como lapiceras, celulares o lentes), ya que ante la fuerza de la desaceleración en un impacto, estos pueden incrustarse en el cuerpo.
» Si en un vehículo se ha generado una colisión violenta, es necesario posteriormente cambiar todos los elementos vinculados al cinturón de seguridad, además de hacer comprobar el estado de los anclajes.
Estas recomendaciones ayudan a mejorar el accionar del cinturón de seguridad.


CONTROL DE NEUMATICOS

Se recomienda verificar que el dibujo tenga una profundidad de al menos 1,2 mm a 1.6mm según el vehículo, medir la presión una vez al mes y evitar las frenadas bruscas.
Los neumáticos son el punto de apoyo entre el vehículo y la superficie de apoyo por lo tanto es uno de los componentes esenciales a la hora de la adherencia.
Es por ello que se debe tener en cuenta:
» Comprobar que el dibujo en los canales de la zona central de la banda de rodamiento tenga una profundidad de al menos 1,2 milímetros o 1.6mm según el tipo de vehículo.
» El contacto con aceites, líquido de freno o carburantes acelera su deterioro
» Examinar los flancos en busca de grietas, sobre todo si el rodado es (o fue) sometido a una conducción agresiva o golpes.
» Al comprar neumáticos, el precio no tendría que ser la única variable: la adherencia y el comportamiento cambian de un modelo a otro, y conviene considerar estas dimensiones en función del tipo de manejo.
» Medir la presión con frecuencia y en frío. El nivel de presión adecuado se especifica en el manual del fabricante del neumático. Jamás debe superarse el máximo indicado allí.
» Evitar las frenadas bruscas: pueden desgastar el neumático, modificar el comportamiento en las curvas y desestabilizar frenadas posteriores.
» Nunca subirse al cordón pues las mallas del flanco suelen romperse con el tiempo.
» Cuando las viejas cubiertas pasen a mejor vida, llevarlas al taller para que sean trasladadas a una planta de reciclaje, ya que sus componentes son tóxicos y constituyen una seria amenaza para el medio ambiente.

DOCUMENTACION A LLEVAR

Para circular por la Argentina, los conductores deben tener siempre consigo -y en regla- el registro de conducir municipal, la cédula verde, la tarjeta del seguro, el recibo de la patente y un documento personal y en el caso de Transporte de Cargas el RUTA y la Licencia Nacional Habilitante ambas sin vencer.
¿Saldría con el vehículo si tiene una cubierta pinchada? ¿Y si los frenos no funcionan? La respuesta, en ambos casos, es un obvio “no”. Sin embargo, el mismo celo que los conductores ponen, con justa razón, a la hora de verificar que las condiciones del vehículo garanticen la seguridad en el viaje no siempre se aplica al momento de revisar la documentación exigida para circular.
No sólo hay que comprobar que ningún papel falte, sino además que todos estén en regla.

La documentación es la siguiente:
Registro de conductor, Cédula verde, Documento personal, Verificación Técnica, Seguro contra terceros, Patente, RUTA ( para transporte de cargas), Licencia Nacional Habilitante ( para transporte de cargas)
Por otra parte, si el rodado posee equipo de gas el conductor debe presentar su tarjeta de identificación y la oblea correspondiente. Y entre los elementos que no pueden faltar en ningún caso se cuentan el matafuegos (en el habitáculo) y las balizas. Finalmente, se aconseja chequear que todos los cinturones de seguridad y las luces funcionen correctamente.

VIAJE SEGURO
Las rutas del país tienen un índice muy elevado de vehículos.
No te olvides de verificar el estado del motor, correas, circuitos de refrigeración y dirección hidráulica, batería, tren delantero, frenos, cubiertas, suspensión, luces, cinturón de seguridad y limpia parabrisas.
Además utilizá siempre el cinturón de seguridad y las luces bajas del vehículo durante las 24 hs. y prestale atención a las siguientes recomendaciones.
» Respeta las señales de tránsito y las indicaciones de los banderilleros ubicados en zonas de obras.
» No consumas bebidas alcohólicas ni alimentos en exceso antes o durante el viaje.
» No superes la velocidad máxima permitida.
» Conserva la distancia con el vehículo de adelante que debe ser como mínimo tres o cuatro segundos (a 100km/h = 70 metros)
» Si vas adelantarte, siempre anticipa tu maniobra y hazlo por la izquierda.
» No hagas maniobras bruscas. Si vas a detenerte coloca las balizas unos metros antes y estaciona sobre la banquina.
» Nunca circules por la izquierda en rutas de dos o más carriles, es solo para realizar adelantamientos.

BEBIDA Y CONDUCCION. COMBINACION LETAL

Los que manejan después de beber tienen 4,5 veces más probabilidades de tener un accidente. Con sólo 0,3 gramos de alcohol por litro de sangre (dos vasos de cerveza o uno de vino) basta para que los reflejos mermen y la atención decaiga.
Todo empieza con una cerveza. O, quizás, con una copa de vino. Las tensiones aflojan, la risa emerge. El segundo vaso se bebe de un sorbo, al tercero parece imposible resistirse. En un boliche, en una reunión familiar, en una cena íntima o en un encuentro con amigos, los fines de año, festejos de casamientos, bautismos, etc., la ingesta de bebidas alcohólicas suele ser moneda corriente. Hasta que llega la hora de volver a casa y, entonces, el vehículo se convierte en un arma mortal: los reflejos decaen, la somnolencia aumenta y el peligro se potencia. Aquí, un repaso en cifras que da cuenta de los riesgos cotidianos de conducir tras haber tomado en exceso.
» 4,5 veces más altas son las probabilidades de sufrir un accidente fatal cuando el conductor del vehículo supera el máximo permitido de alcohol en sangre para automoviles (0,5 grs/lt).
» 0,3 gramos de alcohol por litro de sangre son suficientes para que empiecen a surgir síntomas de euforia y desinhibición. Ahí es cuando aparecen las primeras dificultades en la visión y la actividad neuronal.
» 2 vasos de cerveza o uno de vino bastan, en general, para llegar a ese estado crítico (el índice de alcoholemia depende de circunstancias como el peso y la alimentación).
» 20% más de siniestros se registran los fines de semana, sobre todo en las madrugadas del sábado y del domingo. El 45% de estos accidentes involucran a jóvenes de 18 a 25 años, el segmento de la población que más bebe.
» 170 grados es el ángulo de visión periférica de un conductor sobrio. Esto le permite percibir a los vehículos y las personas que se aproximan desde una intersección sin necesidad de girar la cabeza. Pero después de tomar, aquella capacidad se pierde.
» 7 horas hay que esperar para que los efectos del alcohol desaparezcan totalmente.
» 58% aumenta la distancia de reacción cuando la tasa de alcoholemia alcanza 0,8 grs/lt de sangre, según estadísticas del Centro de Experimentación y Seguridad Vial Argentina (CESVI): mientras un conductor sobrio que circula a 100 km/h frena en 21 metros, para una persona ebria la detención demanda un recorrido de 33 metros.
Pero no sólo quienes empinan el codo y luego empuñan el volante arriesgan su vida: también lo hacen aquellos que, aún sin una gota de alcohol en sus venas, se ven obligados a compartir el asfalto con conductores imprudentes. A ellos los expertos les recomiendan evitar los viajes largos de noche; disminuir la velocidad cuando adviertan un vehículo zigzagueando o circulando rápido; y mantenerse concentrados en el manejo.