Vacaciones y Seguridad VIal

Un año más las vacaciones se avecinan y los días soñados para tomar las vacaciones que propicien el descanso, el deporte, el encuentro, la cultura, o simplemente, cambiar de ritmo las rutinas.

Como todos sabemos, las vacaciones conllevan una buena planificación de los desplazamientos hacia los lugares elegidos. Y, como es habitual, éstos suelen hacerse en su mayor proporción, utilizando los vehículos privados.

Lo cierto es que la masa de desplazados es muy grande y siempre preocupante ya que el este movimiento compulsivo siempre conlleva la posibilidad del error y del accidente. Como contrapartida, lo que se intenta en cualquier operación salida-retorno, es reducir al mínimo la accidentalidad acompañada de una adecuada fluidez y seguridad en los desplazamientos. Asociaciones, medios de comunicación y otros muchos agentes sociales, insisten e insistimos en algunas medidas preventivas que nos acompañen en las salidas y retornos de las vacaciones. Medidas alejadas de la moralina y el simple consejo, que calen en el interior de cada persona que se desplaza. Nos preguntamos si verdaderamente estas campañas llegan al conocimiento de los destinatarios y, más aún, si son realmente eficaces, ya que todos los años contamos con el drama de los accidentes y las secuelas que producen. Es así, como constatamos la cantidad de sueños rotos y llenos de ilusiones que quedaron en el asfalto. Teniendo como referencia las mismas causas que constantemente se han vaticinado y recordado, pero que rebotan en la mente y en el corazón de muchos insensatos: exceso de velocidad, distracciones, ingesta de alcohol, no planificar debidamente el viaje, no utilizar los sistemas de retención, olvidarse de poner el coche a punto o de revisar los neumáticos y que se pueden ver incrementadas, si se añaden las condiciones climáticas adversas y conducimos como si todo fuese normal. Lo importante es que el que salga de descanso tenga bien despiertos los sentidos y las capacidades viales para estar adecuadamente informado, formado y educado.

Los sueños se pueden ver truncados por una simpleza reflejada en una distracción, imprudencia o exceso en la norma establecida. Pero también se podrán ver rotos, por el comportamiento de un inconsciente y falto de ética que pueda ocasionar en alguno de nosotros una pesadilla. Es por ello que la operación salida y retorno de las vacaciones reclama de todos una fuerte dosis de participación, compromiso y responsabilidad.

Precauciones básicas pueden ayudar a evitar riesgos innecesarios y mejorar la seguridad vial


¿Cuáles son las principales causas de accidentes de tráfico?

  • Velocidad inadecuada.
  • Sobrepasar la velocidad establecida.
  • No mantener la distancia de seguridad.
  • Adelantar de forma inadecuada o en lo prohibido.
  • No respetar las señales de tránsito.
  • Conducir bajo los efectos del alcohol.
  • Estar distraído mientras se conduce (ej. utilizar teléfonos móviles).
  • Conducir con sueño.

 

¿Qué se puede decir de la utilización de los dispositivos de seguridad?

La utilización de dispositivos de seguridad pasiva, como el cinturón de seguridad y el casco en las motocicletas, es uno de los factores principales que contribuyen a reducir los riesgos asociados a los accidentes de tráfico.

 

Cinturón de seguridad

 Su fin es retener en su asiento a conductor y pasajeros.

Su uso es obligatorio para el conductor y los ocupantes, tanto del asiento delantero como de los traseros.

La importancia de su utilización durante la conducción es debido a que los ocupantes de un vehículo se desplazan a igual velocidad que el mismo. Por tanto, en una frenada, el vehículo se detiene pero los ocupantes se desplazan.

En zona urbana la posibilidad de resultar herido grave o muerto es 5 veces menor si se lleva puesto el cinturón.

Casco

Es un elemento de seguridad pasiva que protege la cabeza del conductor y viajeros disminuyendo la probabilidad de morir o de tener lesiones graves en caso de accidente.

Su uso es obligado para los conductores y pasajeros de motos y motocicletas, tanto en vías urbanas como en rutas.

Los motociclistas sin casco tienen el doble de lesiones en la cabeza y de tres a nueve veces de lesiones mortales.

¿Qué podemos hacer para reducir el riesgo de accidentes de circulación?

Hay que hacer hincapié en la importancia de evitar la conducción bajo los efectos del alcohol. No sólo ser responsable de no beber si tienes que conducir, sino evitar por todos los medios que una persona que haya bebido se ponga al volante.
La importancia de la velocidad como causa de accidentes, hace respetar las limitaciones de velocidad y no practicar eso que llaman “conducción deportiva”.
Respetar las normas de circulación, la distancia de seguridad y evitar distracciones como las conversaciones por teléfono celular mientras  se conduce son cuestiones de obligado cumplimiento para prevenir los accidentes.

Preparación del viaje

Lo primero es chequear el estado del auto y una vez que este punto se encuentre bajo control es fundamental elaborar un plan de viaje. Se debe conocer de antemano qué caminos tomar, y se recomienda llevar un mapa o gps, ya que resulta fundamental cuando surgen las dudas ante un cruce de rutas. Lo recomendable es optar por las rutas con peaje ya que son las que poseen el mejor pavimento y gozan de asistencia al usuario.
No hay que olvidarse de la documentación del auto (cédula verde, seguro, últimas patentes pagas, VTV, en caso de estar el vehículo radicado en Provincia, y cédula amarilla si el auto posee un equipo de GNC), y por supuesto, hay que viajar con el DNI o CI de todos los integrantes de la familia.
Planificar la hora de salida para evitar aglomeraciones.

Planificar la duración, con paradas cada dos horas si se viaja con niños o personas mayores.

Revisión del vehículo.

 

Durante el viaje

En el afán de ganar tiempo, algunos conductores deciden emprender su viaje en horario nocturno, cuando la visibilidad disminuye notablemente. Por lo tanto, es recomendable viajar con la luz del día.
Una vez arriba del auto todos los pasajeros deben colocarse el cinturón de seguridad, el conductor y su copiloto deben regular el apoyacabezas para proteger la cabeza en caso de una violenta desaceleración.
Este debe regularse de tal forma que el centro quede a la altura de los ojos de quien lo utiliza. Por otro lado, los chicos deben viajar en el asiento de atrás, bien sujetos, y si viajan bebés deben ubicarse en las sillitas infantiles correspondientes.

No es recomendable organizar una salida en caravana, ya que eso obligaría a realizar adelantamientos o maniobras peligrosas para mantenerse juntos. Lo ideal es acordar puntos de encuentros durante el recorrido, como las estaciones de servicio o puntos de referencia acordados.

A los cuidados en la ruta  hay que sumarle que hay que descansar 20 minutos cada dos horas o 200 kilómetros para relajarse y estirarse, en total no se debe conducir más de 9 horas por día.

Durante el viaje hay que estar atento al camino, ya que durante el invierno las rutas, producto de un clima adverso, suelen presentar condiciones muy distintas a las que habitualmente poseen el resto del año.

Viajar con niños

Viajar en coche con niños es una ocasión estupenda de compartir un tiempo de ocio pero a la vez requiere una serie de normas, pero la seguridad es esencial en los viajes en ruta.

  • La mitad de los menores de 1 año viaja incorrectamente sujeto.
  •  La mayoría de los de más de 4 años no lleva ningún sistema de retención.
  •  Entre los 4 y 6 años sólo el 11% lleva el cojín elevador adecuado.
  •  Entre 7 y 9 años sólo el 20% viaja sujeto y lo hace con cinturón, no con el sistema adaptado a su edad y estatura.
  •  Para niños deben utilizarse elementos de retención homologados y adecuados a su peso y estatura hasta alcanzar los 36 kg. de peso o 1,50 de altura, (entorno a los 12 años).

 

  • Un niño que viaje sin ninguna sujeción multiplica por cinco las posibilidades de sufrir lesiones mortales.
  • El uso generalizado de sistemas de retención infantil salvaría la vida de casi un centenar de niños.
  • No se debe usar el mismo cinturón de seguridad para sujetar a dos niños o a un niño y a un adulto.
  • No se debe llevar nunca al bebé en brazos. Aunque parezca más seguro no es así. Un frenazo o un golpe a 60 Km/h puede hacer que el efecto sea que pese mil veces más de lo que pesa, siendo casi imposible sujetarle y protegerle.
  • No viajes sin antes activar los cierres de seguridad del coche.
  • No coloques objetos pesados o de gran tamaño en la bandeja trasera del coche. Podría dificultar la visión del conductor y en el caso de un frenazo, caerse y hacer daño a los niños.

 

Más precauciones:

Usa siempre el asiento de seguridad en el asiento trasero.

No utilices una silla de seguridad que está diseñada para mirar hacia atrás, mirando hacia delante.

Si viajas sólo con tu bebé, coloca el asiento de seguridad en el centro del asiento trasero, de modo que en caso de robo o accidente, la ruptura de los vidrios de las ventanillas traseras afecten en menor grado al bebé.

Las ventanillas deben estar cerradas puesto que existe el riesgo de que los niños se asomen o arrojen objetos que podrían causar un accidente.

La bajada del coche debe ser siempre por la puerta más próxima a la acera.

 

Consejos para trayectos largos

  • Procura salir lo más temprano que puedas para avanzar mientras los niños duermen.
  • La temperatura del coche debe estar en torno a los 20-22 grados. Si usas el aire acondicionado abre las ventanas algunas veces para renovar el aire.
  • Cuando el trayecto es de varias horas es muy importante hacer paradas con frecuencia. Además de por seguridad, el estirar las piernas y cambiar de postura nos proporcionará un viaje más tranquilo.
  • Utiliza un parasol para evitar el sol directo sobre los niños.
  • Hidrata a los pequeños con frecuencia.
  • Guarda en una maleta a parte todo lo que puedas necesitar durante el viaje: toallitas limpiadoras, cambiador, pañales, comida, chupete, juguetes, líquidos etc.
  • Es muy útil llevar algún juguete para distraer al niño durante el viaje.

 

El número de muertes en accidentes de tráfico se puede reducir de forma drástica utilizando los sistemas de seguridad adecuados. Los niños son el grupo más desprotegido en este sentido y, por ello, hay que potenciar su protección.

Más de 20.000 niños entre 1 y 14 años son víctimas mortales en accidentes de tráfico en países ricos cada año porque no utilizan los sistemas de seguridad o lo hacen de manera incorrecta, según datos de Unicef. Esta cifra representa el 41% de todas las muertes infantiles por accidente.

 

Lo principal: educar a los niños
 Está comprobado que con buena información y concienciación además del uso de sistemas de seguridad infantil la cifra de niños fallecidos en accidentes de tráfico podría reducirse en un 75%.

Según este estudio los niños aprenden por imitación de conductas, por lo que es imprescindible que los padres den ejemplo. Si los más pequeños ven que sus mayores se ponen el cinturón ellos harán lo mismo y no discutirán el uso de los sistemas de seguridad en cuanto entren al vehículo.

También hay que resaltar que en muchas ocasiones son los propios niños quienes advierten a sus padres cuando incumplen una norma de tráfico. Por ello, es muy importante que los mayores tengan conductas lo más correctas posibles.

Los sistemas de seguridad infantiles son imprescindibles
El estudio que se ha realizado llega a la conclusión de que los accidentes son la razón principal de muerte del grupo de población entre 1 y 44 años, y está comprobado que con una buena información y concienciación esta cifra se podría reducir en gran medida.

Los niños son los peores parados porque dependen de sus padres para utilizar estos sistemas. Sus padres son los responsables de todo esto tanto por la poca como por la mala utilización de los sistemas de seguridad infantil. Esta cuestión debe ser resuelta ya que es posible evitar el 75% de las muertes infantiles y casi el 90% de los daños graves.

Para que los conductores y responsables de los niños sean más conscientes de la importancia de proteger a un niño adecuadamente cuando viaje en coche vamos a dar un dato: Está físicamente demostrado que a una velocidad de 60 km/h ningún brazo es capaz de retener a un niño de 18 kilos. La razón es que en caso de colisión frontal, su peso llegaría a ser de más de una tonelada.

Recordar Datos Muy Utiles

Son 110 mts. que se requieren para frenar totalmente un vehículo que viene a 100 kilómetros por hora en un pavimento mojado.

Son 8 seg. Lo que tarda el ojo para recuperarse de un encandilamiento. Los 3 primeros segundos la ceguera es total.

A la llegada:

Verificar las condiciones de seguridad del alojamiento, camping, hotel, etc. y familiarizar a los niños con el entorno para evitar accidentes.

Localizar los servicios sanitarios más cercanos por si fuera necesario recurrir a ellos.

Recordar que también se viaja en el lugar de vacaciones: cuidado con los desplazamientos cortos y no descuidar las medidas de seguridad.

DISFRUTE DE SUS VACACIONES EN FAMILIA. PARA ELLO LE RECORDAMOS QUE DEBE SER PRUDENTE, RESPETE LAS NORMAS DE TRANSITO Y SEGURIDAD VIAL Y TENGA CONDUCTAS ADECUADAS A SU RESPONSABILIDAD. CUIDE A LOS SUYOS Y A LOS DEMAS CONDUCTORES QUE COMPARTEN LAS VIAS CON USTED.

LAS VACACIONES EMPIEZAN DESDE QUE SALE DE SU DOMICILIO Y TERMINAN CUANDO REGRESA AL MISMO.

 

Viajar seguro: cinturones de seguridad, sillas para niños homologadas.

Viajar confortablemente: evitar las horas de más calor, llevar agua y comida ligera para los pequeños.

Viajar entretenido: juegos y entretenimientos para hacer un viaje más agradable a los niños.

Viajar relajado: cuidado con el cansancio y el sueño.